Cuando navegamos por la red debemos tener mucho cuidado con las personas con las que hablamos, ya que pueden ser perfiles falsos, esto sucede mucho más de lo que podemos llegar a imaginar.

Si además esa persona tiene además una personalidad maleable corre muchos más riesgos que cualquier otra persona que no lo es, ya que pueden terminar por convencerlas para hacer algo a cambio de otras.

Esto es lo que sucedió en Alaska, Denali Brehmer asesinó a su mejor amiga Cynthia Hoffman a cambio de nueve millones de dólares, pero esa recompensa nunca llegó a manos de Brehmer. Denali había entablado una relación por internet con un hombre de Indiana quién le propuso violar y matar a una persona a cambio de dinero, la víctima escogida fue de entre las amigas de Brehmer, quizás debido a que la víctima sufría un pequeño retraso mental.

Brehmer invitó a su amiga a dar un paseo por una zona montañosa, cosa que Hoffman no extrañó, y una vez lo suficientemente alejadas, le disparó en la nuca, tirándola posteriormente al río, el cuerpo fue hallado dos días después.
Como prueba del crimen, Brehmer compartió con su incitador fotografías y vídeos de la víctima por Snapchat, pero el dinero nunca llegó a manos de Brehmer.

Actualmente ambos se enfrentan a penas de 99 años de cárcel, además hay otras tres personas detenidas que pueden estar relacionadas con el crimen.

Se puede llamar ciber-delincuencia a aquella actividad delictiva cuyo objetivo es atentar contra la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de los sistemas informáticos, de las redes y los datos, así como el uso fraudulento de dichos sistemas, redes y datos.

En España se ha duplicado esta actividad ilegal en menos de una década, se podría decir que es un “negocio al alza”.

En el año 2011 se contabilizaron 28.963 ciber-crímenes y la tendencia ha ido aumentando hasta superar la barrera de los 60.000 casos denunciados en 2017.

La profesora de estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC explica que: “El mundo digital favorece las condiciones para que el ciberdelincuente desarrolle los rasgos y habilidades necesarias para cometer los delitos”.

El desplazamiento al ciberespacio de las relaciones humanas, cada día tenemos más relación a través del móvil o el ordenador que en persona, y económicas, es lo que ha provocado un descenso en la delincuencia convencional, sobre todo en la delincuencia juvenil. Hoy en día se ven más casos de acoso por medio de las redes que en una relación cara a cara, ya que las nuevas tecnologías lo propician mediante los vídeos y las fotografías.

A la hora de intentar perfilar este tipo de criminales, no es tarea fácil, ya que la ciber-delincuencia no se cierra a una franja determinada de edad o un estrato social determinado, tampoco es necesario que quién cometa este tipo de actos sea un profesional informático.

Con toda esta información es lógico que resulte difícil predecir este tipo de delincuencia, pero gracias a la inteligencia artificial se han podido crear mapas para entender dónde y cuándo se desarrollan estos delitos. Estos mapas son creados por ordenadores que cruzan información, lo que permite tener más control sobre la prevención de la delincuencia, aunque el uso de esta tecnología crea dilemas éticos y jurídicos.

Y si la semana pasada os hablé de la Deep Web, esta semana os quiero hablar de la Dark Web.

Muchas veces se confunde la Deep Web con la Dark Web, aunque son dos capas muy diferentes.

¿Os acordáis de lo que dije la semana pasada de relacionar la Deep Web con actividades criminales? Bien, pues en la Dark Web es donde podemos encontrar este tipo de cosas.

Esta parte de Internet represa el 0,1% de todo Internet, pero es un porcentaje algo peligroso, ya que es contenido que se ha ocultado de manera intencionada, siendo que aquí podemos encontrar venta de droga, armas, sicarios y hackers a sueldo y un largo etcétera de cosas que escapan a la legalidad.

Únicamente se puede acceder a la Dark Web usando dominios propios como por ejemplo .onion o .i2p, y sólo a través de programas como Tor, Freenet, GNUnet, etc., pero Tor es el más conocido.

Aquí sí que se cumple la imagen de una zona de Internet en la que poder encontrar actividades ilegales, y obviamente este tipo de contenidos tampoco son indexados por los buscadores.

La Dark Web está conformada por todo el contenido que podemos encontrar en diferentes Darknets (redes a las que únicamente podemos acceder utilizando un programa específico).

No todo en este espacio es crimen, siendo que también existen muchas páginas interesantes, además de servir como cobijo a activistas perseguidos en países férreos con la libertad de expresión.

Igualmente os dejo un enlace a un documental sobre la Dark Web (está en Netflix también)

Muchos de nosotros pensamos que Internet es un mundo fascinante que nos permite llegar donde nunca antes habíamos pensado: podemos hablar con alguien que está a miles de kilómetros de distancia, podemos encontrar información con simplemente un clic de nuestro ratón, etc.

Al mirar nuestros Facebook, Instagram, Skype, etc, estamos navegando por la Clearnet, o dicho de otro modo el lado “visible” de Internet.

Es llamativo que todo este gran abanico de oportunidades que nos ofrece la Clearnet, es únicamente entre un 4% y un 10% del total de la red, y que además es el que frecuenta alrededor del 90% de los usuarios.

Se ha dicho que Internet es como un iceberg, siendo que la Clearnet es sólo la cúspide de dicho iceberg, pero por debajo del agua podemos encontrar un sinfín de información y servicios que desconocemos.

Hoy os voy a hablar de la Deep Web; hay muchos usuarios que relaciones las bajas profundidades de Internet con actividades criminales como venta de drogas, pornografía de todo tipo, sicarios a sueldo y largo etcétera, y es cierto que podemos encontrar este tipo de contenido, pero hay mucho más, muchísimo más.

La Deep Web está formada por ese contenido al que no puedes acceder fácilmente desde los buscadores tradicionales, también me gustaría aclarar que no se puede asociar directamente la Deep Web con armas y drogas, o dicho de otro modo, Deep Web no es sinónimo de actividad ilegal.

Los datos de la Deep Weeb son accesibles de forma pública, aunque hará falta un acceso especial para poder llegar a ellos. Aquí podemos encontrar datos privados de todo tipo de compañías como hospitales, la seguridad social, grandes multinacionales, etc., siendo que la Deep Weeb ocuparía el 90% de Internet.

Como siempre os dejo un vídeo con más información acerca de este nuevo mundo, que no es tan nuevo.