Cuando oímos el término “droga”, la mayoría lo asocia a sustancia ilegal, y escuchamos hablar de drogas seguramente los primeros nombres que se te vengan a la cabeza son cocaína, LSD, heroína, etc.

Pero, ¿y el alcohol?, ¿y el tabaco?, ¿y la cafeína?

Existen gran cantidad de sustancias que entran dentro de la clasificación de drogas, pero que no son ilegales. Y el hecho de ser legales no quiere decir que sean inocuas.

La droga es aquella sustancia, de origen natural o sintético, que tiene la capacidad de generar una alteración del sistema nervioso. Dicho de otro modo, sustancias con un efecto psicoactivo.

Por tanto la droga no es sinónimo de ilegalidad, pues existen las llamadas drogas legales, que son sustancias psicoactivas cuyo uso no es prohibido por ley. El estatus legal que adquiere una droga lo marca su uso recreativo o su uso para otros fines, que no incluye alterar la psique.

Vamos a pasar a ver una pequeña clasificación de drogas legales:

  • Alcohol: es probablemente la droga más utilizada y aceptada socialmente hasta el punto de formar parte de muchas culturas.El etanol es una sustancia de tipo depresor, que disminuye la activación del sistema nervioso. Es una sustancia que general dependencia con gran facilidad, probablemente debido a su aceptación social, y a sus efectos iniciales de euforia y relajación.
    Según la OMS cada año se producen 3,3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de esta sustancia, y en España el alcohol está detrás del 10% de las muertes.
  • Nicotina: es una sustancia que pueda parecer relajante para muchos fumadores, pero en realidad es un psicoestimulante cuyo principal mecanismo de acción es sobre la acetilcolina; este es el hecho de que muchos fumadores a largo plazo lo consideren estimulante, porque bloquea dicho neurotransmisor. En muchos países hay leyes que prohíben fumar en determinados lugares, sin embargo el propio hecho de fumar y comercializar productos con nicotina está permitido.
    Es una sustancia que general un alto grado de dependencia y síndrome de abstinencia, que mata cada año a más de 7 millones de personas (más de seis millones son fumadores directos y casi 900 mil personas son fumadores pasivos).
  • Xantinas: cafeína, teobromina y teofilina. Son sustancias que generan una alteración en la química cerebral que tiene efectos sobre la conducta. No hay datos sobre la existencia de dependencia de la cafeína en el sentido literal de la palabra, además que sería necesario una gran cantidad de dicha sustancia para considerarse peligrosa. Es una sustancia que genera tolerancia y hasta cierto síndrome de abstinencia en algunas personas.
    En cuanto a la teobromina y la teofilina, son sustancias que se encuentran presentes en el té y en chocolates, cuyo consumo generan un aumento de la activación cortical y de los niveles de energía.
  •  Sustancias volátiles: son sustancias que no se consumen o se suministran directamente en el organismo, de ahí viene el nombre volátiles. Son sustancias como el pegamento, la gasolina, anestésicos o cetonas cuya vía de administración suele ser inhalada o aspirada. Las personas las suelen usar para sentir efectos psicoactivos de efecto depresor.
    Son sustancia con un nivel bajo de adicción, pero son proclives a generar daños en órganos vitales, así como en el sistema nervioso.
  • Psicofármacos y otros fármacos:  en principio el uso de fármacos está destinado a uso medicinal, pero es no quiere decir que no supongan un efecto psicoactivo en el paciente, y también de ahí su legalidad. Muchos fármacos llegan a adquirir dependencia.
    Las benzodiacepinas posiblemente sean los psicofármacos más frecuentes; se usan para tratar la ansiedad, siendo que muchos pacientes abusan de ellos, bien por prescripción médica o bien por muto propio. Entre otros fármacos que no son psicofármacos pero que generan adicción y dependencia son los esteroides, morfina o la codeína.
  • Cannabis: esta es una sustancia cuya legalidad o ilegalidad ha sido debatida durante mucho tiempo, y aún hoy en día sigue debatiéndose.Hay países que si autorizan el uso del cannabis como uso recreativo como Holanda, Washington o Uruguay. En España está permitido su consumo en lugares privados, sin embargo la plantación, consumo en público y distribución sí está penado por la ley.

Visto esto, surge la gran pregunta ¿Por qué unas sí y otras no?, ¿Cuál es la diferencia entre el alcohol o la cocaína?

Personalmente considero su aceptación social como nota diferenciadora entre la legalidad de algunos tipos de drogas, y obviamente el lucro que genera para los estados la venta de este tipo de sustancias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>