“The fantasy that accompanies and generates the expectation that precedes the crime is always more stimulating than the period immediately following the crime itself.”

La semana pasada escuché en un programa de radio, que hablaba sobre el estreno de una nueva serie documental sobre asesinos en serie y una nueva película de Zac Effron sobre el criminal Ted Bundy; en dicho programa de radio leyeron un comentario de la madre de una de las víctimas de Bundy en el cual opinó que este tipo de películas y series documentales glorifican estos crímenes y por tanto a quienes los cometen.

Pero me pregunto, ¿realmente es así?

Si nos ponemos a ver todos los crímenes cometidos hasta ahora sí que es cierto que algunos de ellos son “copias” de grandes crímenes de la historia, pero también tenemos que tener en cuenta la personalidad y la salud mental de la persona que reproduce dichos crímenes, puesto que muchos de ellos son personas desequilibradas en los cuales un simple estímulo externo puede activar el lado más oscuro de las personas.

En otras ocasiones, hay personas que cometen actos delictivos simplemente por querer llamar la atención, “ser famosos” e incluso muchos de ellos lo reconocen públicamente, pero ese tipo de personas suelen ser personas que a su modo de ver son poco queridos por los demás, que han experimentado falta de cariño en la infancia, que les gusta llamar la atención de los demás. Aunque claro está que luego existen excepciones.

En líneas generales me gustaría concluir que depende de la forma en la que esté hecha la película, se enaltecerá o no a quién representa, pues en muchas ocasiones es bueno visionar documentales para comprender un poco mejor porque hizo lo que hizo, siendo muy interesante a nivel académico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>