¿Qué determinaba la conducta criminal en los primeros momentos del surgimiento de esta ciencia?

Durante la Belle Époque, Occidente comenzó a ser testigo y víctima de una violencia callejera un tanto extrema, y ahí tampoco faltaban las creencias médicas sobre la inferioridad de ciertos seres humanos, en gran parte sustentada por las teorías Darwinista sobre la evolución de las especies, teoría en la cual también se basó Lombroso cuando sentó las primitivas bases de la criminología.

Así, según se iban cometiendo los crímenes más viles, iban surgiendo estas teorías, absurdas hoy en día, pero que en su momento influenciaron hasta en las mentes más brillantes.para tratar de explicar los patrones conductuales y la motivación a cometer estos crímenes.

Según esto, cualquiera podría tener motivación criminal basándonos en una irregularidad física, como tener la frente más prominente.Lombroso aseguraba que el homicida no había sufrido ninguna evolución, conformando un eslabón perdido entre el mono y el hombre.

Ainhoa Campos, historiadora, escribió en su libro “Breve Historia de la Belle Époque” que el comportamiento criminal era algo que se podía heredar. También mencionó a Lombroso del cual dijo que este médico italiano creyó descubrir que la forma del cráneo, las líneas de la mano, los niveles de presión arterial, la longitud del segundo dedo del pie o el tamaño de la nuez de Adán mostraban retrocesos de la evolución humana, de ahí obtuvo sus indicativos de la conducta criminal.

Con la evolución de esta ciencia, se ha ido demostrando que estas teorías no tienen validez hoy en día.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>